La cara más fea de la sucia cerámica

Te advierto que escribo este post despues de traer a mis tias a pasar la tarde haciendo cerámica con ellas y luego ya me engorilo y a modo de catarsis suelto lo que veo a diario en el taller ;)

Prepárate para adentrarte en el salvaje y asquerosín mundo de la cerámica. Si creías que la cerámica era solo sobre belleza y elegancia, ¡piénsalo de nuevo! En este artículo, vamos a explorar los motivos ocultos y un poco repugnantes que llevan a las personas a aventurarse en la cerámica, sobre todo a no hacer cerámica en casa.

Abrazando la arcilla pegajosa: ¡Todo es diversión hasta que te ensucias! La cerámica puede ser un desafío para aquellos que tienen problemas con la sensación pegajosa y húmeda de la arcilla. No importa cuánto te laves las manos, siempre queda un rastro de barro en algún lugar inesperado. Pero, en lugar de sentir asco, algunos ceramistas abrazan ese sentimiento y lo convierten en una especie de terapia de inmersión en la suciedad.

Experimentando con texturas desagradables: ¿Quién necesita guantes? ¿Te has preguntado alguna vez cómo se siente trabajar con arcilla seca y agrietada? O qué tal la sensación de una masa de arcilla maloliente y viscosa entre tus dedos. Para algunos aventureros ceramistas, la búsqueda de nuevas texturas puede llevarlos a explorar lugares realmente desagradables. ¡Adiós, guantes protectores! ¡Hola, sensaciones inolvidables (y un poco repulsivas)

El desfile de criaturas extrañas: cuando tus piezas cobran vida propia (y no de la mejor manera) A veces, cuando trabajamos con arcilla, nuestras creaciones parecen tener vida propia. Puede que tengas la intención de hacer una taza perfectamente simétrica, pero terminas con una criatura deforme que parece salida de una película de terror. Aunque sea un poco asqueroso a primera vista, ¡podemos encontrar belleza en la imperfección y reírnos de nuestras extrañas creaciones!

Los desafíos del proceso de cocción: cuando las cosas se ponen calientes (y apestosas) La etapa de cocción de la cerámica puede traer consigo olores y humos inesperados. Abrir el horno después de un largo tiempo de cocción puede ser una experiencia intensa y olfativa. Si alguna vez has sentido ese olor a quemado que se extiende por toda tu casa, sabes exactamente de lo que estoy hablando. Pero hey, al final del día, esos olores desagradables son solo una pequeña parte del proceso creativo.

Creaciones poco convencionales: abrazando lo grotesco La cerámica también ofrece la oportunidad de crear piezas inusuales y grotescas. Desde jarrones con formas extrañas que parecen alienígenas hasta figuras que desafían toda lógica anatómica, la cerámica puede ser el hogar de nuestras creaciones más repulsivas. A veces, abrazar lo grotesco nos permite explorar nuestra creatividad de una manera completamente nueva y sorprendente.

La cerámica puede ser un arte maravillosamente asqueroso y desafiante. Al abrazar las sensaciones pegajosas, los olores desagradables y las formas grotescas, podemos encontrar una nueva forma de expresión artística que nos permite explorar lo inesperado. Así que, ¡adelante, sumérgete en nuestras clases de cerámica y abraza tu lado más creativo!